Noticias
Trabaje sin peligro

Polvo: unas partículas diminutas, un enorme problema...

¿Se ha dado cuenta de la rapidez con que se acumula el polvo en su almacén? Tenga cuidado: esa fina capa de suciedad es una advertencia de un problema mucho mayor –provocado por la carretilla elevadora.

Es desagradable trabajar con polvo y además, daña la mercancía – especialmente en industrias en que la higiene es primordial, como la alimentación. En otras, como la industria papelera, el polvo se forma durante la manipulación.

El polvo que se asienta en los estantes, el stock y la indumentaria sólo es parte del problema – su inhalación también puede suponer un riesgo.

Riesgos graves para la salud

Además de incomodidad y daños, el polvo puede causar problemas de salud graves a personas que trabajan a diario en entornos polvorientos. Problemas como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, e incluso cicatrices internas.

Para proteger a los trabajadores, muchos países han especificado la concentración máxima de polvo permitida en el aire. En algunas industrias – por ejemplo, donde hay serrín o materiales de construcción – el riesgo es muy serio.

Lo más preocupante es que las partículas son tan pequeñas que no se ven a simple vista, por lo tanto es difícil saber exactamente cuánto polvo hay en el aire.

Motores de carretillas elevadoras: el efecto ciclónico

¿Qué tiene esto que ver con las carretillas elevadoras?

En general, los motores de las carretillas no forman polvo – un motor GLP con convertidor catalítico de tres vías ni siquiera forma hollín. El problema es la manera en que lo esparcen.

issue_1303_st_image_2.gif
El efecto ciclónico

Las piezas de rápido movimiento del motor crean un efecto ciclónico – similar al que se emplea en las aspiradoras modernas – que succiona el polvo y la suciedad del suelo. Pero a diferencia de una aspiradora, las partículas no se recogen sino que se esparcen en el aire.

Cada vez que se utiliza una carretilla, la concentración de polvo en el aire se incrementa, lo que daña el stock y perjudica la salud de los trabajadores.

Fácil prevención

Los expertos, incluido el Ministerio de Salud y Seguridad del Reino Unido, recomiendan la limpieza y el orden como la mejor manera de bajar el nivel de polvo – y más importante aún, aconsejan evitar prácticas que esparzan de nuevo en el aire el polvo asentado.

issue_1303_st_image_3.jpg

Mitsubishi GRENDIA

En el caso de una carretilla elevadora, esto significa incorporar una placa protectora inferior y ruedas traseras con arcos cerrados. Poner una barrera física debajo de la carretilla evita que penetre polvo y suciedad en el motor y que después se esparza – especialmente si incluimos los arcos de las ruedas. Esta protección puede incorporarse a la mayoría de las carretillas, y algunas – como las GRENDIA Mitsubishi – la tienen de serie.

Es una solución muy sencilla para un problema pequeño pero importante.

Polvo en el lugar de trabajo: datos…

El polvo consiste en su mayor parte en una mezcla de células epiteliales, cabellos, fibras textiles, polen y tierra. En algunos lugares de trabajo existen otros elementos como el papel, la madera o los materiales de construcción.

Las motas de polvo son diminutas. Suelen tener un diámetro de menos de 10 micras: mucho más pequeño que lo que se ve a simple vista, por lo tanto es difícil saber cuánto hay.

El polvo puede ser peligroso. Como es tan pequeño, se adhiere a los pulmones y puede causar enfermedades respiratorias y cicatrices internas.

El picor de ojos y nariz son signos de que el polvo está causando una reacción alérgica que podría derivar en asma.

Las carretillas elevadoras necesitan una placa protectora inferior para evitar que absorban el polvo del suelo y lo esparzan en el aire.

  • Medidas a adoptar
  • Realice una evaluación de riesgos.
  • Consulte a su concesionario de carretillas elevadoras sobre cómo protegerse frente al polvo.
¿Te resultó útil este artículo
No
Gracias por sus comentarios
Real Stuff. Real insights. For the Real Forklift User.